¿Está mal que sea bueno?

EL EVANGELIO ILUMINA A TU FAMILIA

Domingo 24 de septiembre de 2017 – 25to. durante el año

Evangelio según san Mateo 20, 1 – 16

La parábola de los viñadores

        1 Porque el Reino de los Cielos se parece a un propietario que salió muy de madrugada a contratar obreros para trabajar en su viña.  2 Trató con ellos un denario por día y los envío a su viña.  3 Volvió a salir a media mañana y, al ver a otros desocupados en la plaza,  4 les dijo: 'Vayan ustedes también a mi viña y les pagaré lo que sea justo'.  5 Y ellos fueron. Volvió a salir al mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo.  6 Al caer la tarde salió de nuevo y, encontrando todavía a otros, les dijo: '¿Cómo se han quedado todo el día aquí, sin hacer nada?'.  7 Ellos les respondieron: 'Nadie nos ha contratado'. Entonces les dijo: 'Vayan también ustedes a mi viña'.

        8 Al terminar el día, el propietario llamó a su mayordomo y le dijo: 'Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando por los últimos y terminando por los primeros'.  9 Fueron entonces los que habían llegado al caer la tarde y recibieron cada uno un denario.  10 Llegaron después los primeros, creyendo que iban a recibir algo más, pero recibieron igualmente un denario.  11 Y al recibirlo, protestaban contra el propietario,  12 diciendo: 'Estos últimos trabajaron nada más que una hora, y tú les das lo mismo que a nosotros, que hemos soportado el peso del trabajo y el calor durante toda la jornada'.  13 El propietario respondió a uno de ellos: 'Amigo, no soy injusto contigo, ¿acaso no habíamos tratado en un denario?  14 Toma lo que es tuyo y vete. Quiero dar a este que llega último lo mismo que a ti.  15 ¿No tengo derecho a disponer de mis bienes como me parece? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno?'.  16 Así, los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos".

   Palabra del Señor

 

Reflexión y preguntas

        El Señor nos sorprende con la lógica de su pensamiento y su sentido de justicia, tan distinto de los que a veces utilizamos nosotros. En esta Parábola, al dueño de la viña pareciese que no le interesa tanto lo que trabaje cada uno de los jornaleros sino más bien que todos ellos tengan trabajo. Si bien el viñador le paga sólo a los obreros que aceptaron ir a trabajar, la paga no se condice con la cantidad de trabajo de cada uno (fueron llevados a la viña a distintas horas) sino con la necesidad de cada uno. No es que a alguno le dio de menos sino que a otros les dio de más. Y ante la pregunta de uno de los obreros que había trabajado desde la primera hora, el Señor le replica: “¿Está mal que yo sea bueno?”

        La justicia de Dios consiste en tratarnos con un amor que está por encima de todos nuestros cálculos.

Esta es la Gran Noticia revelada por Jesús: creer  (y vivir de acuerdo) en un Dios amigo e incondicional y no en un Dios justiciero y amenazador.  El Papa Francisco nos recuerda que el amor de Dios es inmerecido, incondicional y gratuito. Todos somos acogidos y salvados, no por nuestros esfuerzos sino por su misericordia insondable.

          Traslademos esto a nuestra familia, por ejemplo a la relación con nuestros hijos. Quizá nuestra dedicación es inversamente proporcional a lo que algunos de ellos  esperan, o sea, nos dedicamos más a los que “menos satisfacciones nos dan”. Y esto puede no ser entendido por aquellos que cumplieron siempre. Es humano que se sientan así, pero debemos tratar que entiendan que, en el fondo, estamos actuando como verdaderos discípulos de Jesús.  No dejar de darle a aquellos que cumplieron desde la primera hora lo que es justo, lo que les corresponde, pero prestando atención preferencial al necesitado. Es que Dios nos ama siempre y siempre nos da una oportunidad más para superarnos.   Y nosotros deberíamos actuar en consecuencia.

 

1       ¿Podés obrar de esta manera en tu familia? ¿Porqué?

2       ¿Cómo podés hacer entender a tus hijos este concepto de justicia divina?

 

Señor,    

que sea justo en el trato con mi familia.

que yo me dé a cada uno de acuerdo a sus necesidades y

que nadie se sienta incomprendido o no reconocido debidamente.

Modificado por última vez enLunes, 04 Septiembre 2017 18:13
Más en esta categoría: « El perdón ¿Voy o no voy? »


volver arriba