Corpus Christi

EL EVANGELIO ILUMINA A TU FAMILIA

Domingo 3 de junio de 2018 – Corpus Christi

Evangelio según san Marcos 14, 12–16.22-26

 

Los preparativos para la comida pascual

      12 El primer día de la fiesta de los panes Ácimos, cuando se inmolaba la víctima pascual, los discípulos dijeron a Jesús: "¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la comida pascual?.  13 El envió a dos de sus discípulos, diciéndoles: "Vayan a la ciudad; allí se encontrarán con un hombre que lleva un cántaro de agua. Síganlo,  14 y díganle al dueño de la casa donde entre: El Maestro dice: '¿Dónde está mi sala, en la que voy a comer el cordero pascual con mis discípulos?'.  15 El les mostrará en el piso alto una pieza grande, arreglada con almohadones y ya dispuesta; prepárennos allí lo necesario".  16 Los discípulos partieron y, al llegar a la ciudad, encontraron todo como Jesús les había dicho y prepararon la Pascua.

La institución de la Eucaristía

      22 Mientras comían, Jesús tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: "Tomen, esto es mi Cuerpo".  23 Después tomó una copa, dio gracias y se la entregó, y todos bebieron de ella.

24 Y les dijo: "Esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza, que se derrama por muchos.  25 Les aseguro que no beberé más del fruto de la vid hasta el día en que beba el vino nuevo en el Reino de Dios".

       26 Después del canto de los Salmos, salieron hacia el monte de los Olivos.

        Palabra del Señor

Reflexión y preguntas

        Leamos este pasaje, pongámonos en lugar de los discípulos y sintamos lo que ellos sintieron. Nos imaginamos que ese día ellos fueron a esa comida felices. Iban a compartir un momento entre hermanos, convocados por su Maestro. Y era una comida, fueron a alimentarse. Seguramente habrán ido contentos.

       ¿Y que quería Jesús que se llevasen sus discípulos de esta Cena?  Quería que se llevasen su esperanza indestructible en el reino de Dios. Se acercaban momentos muy difíciles para Él. Ante ello quería reforzar en sus seguidores el sentido de comunidad, el compartir (partir el pan, tomar todos de una misma copa)

        Hoy en día, celebramos la Santa Misa en recuerdo de ese momento. ¿Cómo vamos nosotros a Misa?  ¿Con esa misma alegría? ¿Pensamos que vamos a compartir un momento junto a nuestros hermanos o lo vivimos como algo individual? ¿Vamos a alimentarnos con la Palabra y con la Eucaristía? ¿O lo hacemos como una obligación? ¿Lo vivimos como “algo más” en la semana?  ¿Somos conscientes de que toda la Misa está orientada a crear fraternidad?

      Escuchemos la Palabra reaccionando ante sus llamadas. Recemos el Padre Nuestro pensando en aquellos que tienen dificultad para llevarlo a sus casas. Demos la paz pensando en cual es nuestra tarea para lograrla. Comulguemos con Jesús si somos consecuentes con su generosidad y solidaridad.

      Celebrar la Eucaristía es alimentar nuestra adhesión a Jesús, vivir en contacto con Él, seguir unidos.

 

 

  1. ¿Vivo la Misa , o simplemente asisto a una celebración más?
  2. ¿Contagio a mi familia el significado de la Misa, de la gracia que significa alimentarnos de su Cuerpo, de su Sangre, de su Palabra?

 

Señor,

fortalece mi fe

para que pueda vivir con profundo amor cada Misa.

 donde te nos ofrecés como alimento espiritual.

Modificado por última vez enMartes, 29 Mayo 2018 09:02
Más en esta categoría: « Santísima Trinidad Ser sembrador »


volver arriba