"Una familia dividida no puede subsistir"

EL EVANGELIO ILUMINA A TU FAMILIA

Domingo 10 de junio de 2018 – 10mo. durante el año

Evangelio según san Marcos 3, 20–35

La actitud de los parientes de Jesús

      20 Jesús regresó a la casa, y de nuevo se juntó tanta gente que ni siquiera podían comer.  21 Cuando sus parientes se enteraron, salieron para llevárselo, porque decían: "Es un exaltado".

Jesús y Belzebul

      22 Los escribas que habían venido de Jerusalén decían: "Está poseído por Belzebul y expulsa a los demonios por el poder del Príncipe de los Demonios".  23 Jesús los llamó y por medio de comparaciones les explicó: "¿Cómo Satanás va a expulsar a Satanás?  24 Un reino donde hay luchas internas no puede subsistir.

25 Y una familia dividida tampoco puede subsistir.  26 Por lo tanto, si Satanás se dividió, levantándose contra sí mismo, ya no puede subsistir, sino que ha llegado a su fin.  27 Pero nadie puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si primero no lo ata. Sólo así podrá saquear la casa.

La blasfemia contra el Espíritu Santo

      28 Les aseguro que todo será perdonado a los hombres: todos los pecados y cualquier blasfemia que profieran.  29 Pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tendrá perdón jamás: es culpable de pecado para siempre".  30 Jesús dijo esto porque ellos decían: "Está poseído por un espíritu impuro".

La verdadera familia de Jesús

      31 Entonces llegaron su madre y sus hermanos y, quedándose afuera, lo mandaron llamar.  32 La multitud estaba sentada alrededor de Jesús, y le dijeron: "Tu madre y tus hermanos te buscan ahí afuera".  33 El les respondió: "¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?  34 Y dirigiendo su mirada sobre los que estaban sentados alrededor de él, dijo: "Estos son mi madre y mis hermanos.  35 Porque el que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre".

        Palabra del Señor

Reflexión y preguntas

        Es bien sabido por todos nosotros que la Palabra siempre es novedad. Sin interesar cuantas veces hayamos leído un pasaje, cada vez que lo releamos puede tener un mensaje nuevo para cada uno. Detengámonos a reflexionar algunos versículos. 

         Por ejemplo, en los versículos 25 a 27, Jesús es sumamente claro en su Palabra: una familia dividida no tiene futuro, no puede subsistir. E inmediatamente da una pista de cómo evitarlo: “hay que ser fuertes y no dejarse atar para que no nos roben nuestros bienes”. ¿No estaré siendo débil y me estaré dejando atar por cosas que en definitiva roban lo bueno de mi familia? ¿No estaré dejándome atrapar por cosas que me causan una satisfacción inmediata pero que de a poco me hacen descuidar la atención de mis verdaderos bienes: mi cónyuge, mis hijos, una vida ordenada y armónica entre todos?

       Jesús nos ayuda a profundizar esta reflexión con lo que expresa duramente en el versículo 29. ¿Recuerdan lo que vimos en la reflexión del evangelio de hace dos domingos (la festividad de la Santísima Trinidad)? Asemejábamos a la persona “Espíritu Santo” de Dios al Amor como don, apertura, comunicación. O sea, el amor que sobrepasa las barreras del egoísmo y se vuelca a los demás. Pecar contra esto, pensar sólo en uno mismo, es una ofensa gravísima hacia Dios.

      No dejemos que nuestra vida caiga en la trivialidad y en el sinsentido. No “blasfememos contra el Espíritu Santo” teniendo una vida que no comunique la Buena Noticia a los demás. Si podemos superar las barreras del egoísmo, si no nos dejamos atar por las preocupaciones o por toda la oferta consumista y de diversión fácil que tan bien se nos presenta a diario, podremos estar lo suficientemente fuertes como para que nadie nos robe nuestros verdaderos bienes, entre los que, sin duda, está nuestra familia. Y podremos además estar atentos para ayudar a que esto no les ocurra a los otros miembros de nuestra familia.

 

  1. ¿Estoy fuerte para “no dejarme atar” o me dejo atrapar por la superficialidad y las preocupaciones?
  2. ¿Ayudo a mis hijos a fortalecerse ante el embate de individualismo que evita desarrollar en ellos la mirada hacia los demás?

 

Señor,

que el Espíritu Santo que Vos nos dejaste

nos guíe y nos auxilie para

poder cumplir con tu voluntad

Modificado por última vez enLunes, 04 Junio 2018 15:26


volver arriba