No escandalizar

EL EVANGELIO ILUMINA A TU FAMILIA

Domingo 30 de septiembre de 2018 – 26to. durante el año

Evangelio según san Marcos 9, 38-43. 45. 47-48

 

 

      38Juan le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de los nuestros». 39 Pero Jesús les dijo: «No se lo impidan, porque nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí. 40 Y el que no está contra nosotros, está con nosotros. 41 Les aseguro que no quedará sin recompensa el que les dé de beber un vaso de agua por el hecho de que ustedes pertenecen a Cristo.

      42Si alguien llegara a escandalizar a uno de estos pequeños que tienen fe, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo arrojaran al mar. 43 Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtala, porque más te vale entrar en la Vida manco, que ir con tus dos manos a la Gehena, al fuego inextinguible. 45 Y si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más te vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies a la Gehena. 47 Y si tu ojo es para ti ocasión de pecado, arráncalo, porque más te vale entrar con un solo ojo en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos a la Gehena, 48 donde el gusano no muere y el fuego no se apaga

    Palabra del Señor

 

Reflexiones y preguntas

 

        La Palabra sigue regalándonos enseñanzas de vida, Ver qué dice, entender el entorno y lo que se narra. Después reflexionar sobre qué me dice esta Palabra hoy a mí.  Y finalmente ver qué le digo yo, qué efecto concreto tiene en mi vida.

        Al leer este pasaje lo primero que notamos es que los discípulos de Jesús cayeron, como los fariseos, en la tentación de querer controlarlo todo. Y ante ello Jesús les propone ser más tolerantes. Un mensaje similar nos está dando el Santo Padre: ”Prefiero una Iglesia que se equivoca por hacer algo, que una que se enferma por quedarse encerrada”.

        Una segunda reflexión se refiere a que Jesús nos invita a revisar nuestra escala de valores y a descubrir que el Reino tiene un valor tan grande que justifica renuncias y sacrificios. Si realmente buscamos esa vida superior que el Señor nos propone no podemos dar rienda suelta a todas nuestras inclinaciones, sobre todo cuando nuestras propias acciones hagan daño a los demás.

       El Evangelio nos enseña un nuevo estilo de vida, marcado sobre todo por una sincera preocupación por el bien del otro.

       Reflexionemos estos puntos ante todo pensando en cómo nos conducimos en nuestra vida familiar.

  • ¿Tolero a mi cónyuge y a mis hijos así no “hagan las cosas como yo quiero”?

 

  •  ¿Qué actitud mía hace daño a alguien de mi familia? ¿por qué no la cambio?

 

 

Iluminame Señor,

para que pueda descubrir el inmenso valor de tu Reino.

Fortaleceme para que sea capaz de entregarlo todo

por ese Reino de vida verdadera.



volver arriba