Sobre el Domingo del Buen Pastor

    Al 4to. Domingo de Pascua se lo conoce como el Domingo del Buen Pastor.  Un domingo dedicado a considerar la vida de aquellos “que dan la vida por sus ovejas”, a pedir para que “haya más obreros parea la mies”.  Les proponemos una reflexión en ocasión de esta festividad.

    Como mamá o papá:

v   ¿planteás a tus hijos la consagración a Dios como alternativa vocacional?  Cuando tenés la posibilidad de intervenir en charlas sobre qué consideran tus hijos para su futuro, sobre lo que quisieran hacer en la vida ¿les planteás como vocación la posibilidad de ser sacerdote o religiosa?.

 

v  ¿Pensaste en tu hijo sosteniendo en sus manos el cuerpo de Cristo en la Santa Misa?

 

v  ¿Te imaginás a tu hijo perdonando los pecados en nombre de Dios?

 

v  ¿Te imaginás a aquellos hermanos a los que tu hija puede atender siendo religiosa, llevándoles la paz, el consuelo, la ayuda que necesitan?

 

      Le pedimos al Espíritu Santo que inspire a la juventud y a sus papás para que consideren seriamente las vocaciones al sacerdocio y la vida religiosa.  Que vean que de ese modo pueden convertirse en instrumentos efectivos que animen y apoyen la instauración del Reino de Dios.      Pedimos que, a aquellos jóvenes que consideren esta alternativa, el Señor les conceda la gracia y la fortaleza necesaria para aceptar su llamada.   Y que a nosotros nos conceda la sabiduría y constancia para acompañarlos alegremente en el camino de convertirse en sacerdotes o religiosas.



volver arriba